Akita-Inu

Carácter: Activo, independiente Relación con niños: Buenas Relación con perros: Buenas Coste mantenimiento: Normal Es el perro de mayor tamaño entre las siete razas japonesas puras declaradas monumento nacional por el Ministerio de Educación Nipón. El Akita recibe su nombre de la prefectura Akita, una región situada en el extremo septentrional de la isla de Honshu, en Japón. En sus primeros momentos el Akita fue conocido como perro de Odate, este nombre pertenece a una ciudad que también se la conoce como "ciudad del perro" situada en la anteriormente nombrada prefectura Akita. En dicha ciudad se reunió el Headquarters Shows, en mayo de 1977. Entonces el nombre fue sustituido por Akita Inu (Inu = perro). Fue el primer perro declarado monumento nacional en julio de 1931 con el afán de preservar la raza. Estuvo al borde de la extinción por diversas circunstancias: - En 1899 y 1924, Japón sufrió unas horribles epidemias de rabia. Fueron declarados oficialmente más de 3000 casos. A causa de esto muchos perros que vagabundeaban por las calles incluidos los Akitas fueron sacrificados. - Durante los siglos XVII y XVIII, el auge de las peleas de perros sobre todo en las zonas rurales, incrementó más el peligro de extinción del Akita como raza pura debido a que se buscaban perros más agresivos y de mayor tamaño. El Akita fue cruzado con el Tosa que era un perro luchador de la isla de Shikoku. Del resultado de estos cruces nació un perro llamado Shin-Akita, en el cual habia desaparecido el instinto de caza original del Akita y su carácter apacible. - Una de las circunstancias más importantes fueron los efectos de la Segunda Guerra Mundial sobre la población, por la falta de alimentos y productos de primera necesidad. Lógicamente ante estas carencias el mantenimiento de los perros pasó a un segundo plano. Se confeccionaron abrigos con la piel de los perros y de los gatos. A consecuencia de esto muchos Akitas fueron cazados, capturados y matados. Para salvaguardarlos de todo esto algunos Akitas fueron llevados a regiones muy recónditas dónde los agricultores fingían que los usaban para guarda. Como ya hemos comentado anteriormente debido a todas estas circunstancias el Akita estuvo al borde de la extinción. Hay que dar gracias al Señor Shigeie Izumi, alcalde de Odate que organizó en 1927 el Akita-Inu Hozonkai (Akiho), con el afán de preservar el Akita-Inu original. Esta organización se vio favorecida por el estudio del profesor Watase sobre el Akita. Dicho estudio proponía que el Akita fuese declarado monumento nacional y que se restaurara la raza. Si este profesor no hubiera mostrado tanto interés en salvar y conservar esta maravillosa raza nunca hubiéramos tenido la oportunidad de admirar ningún ejemplar de esta impresionante raza.
 
 
 
Comentarios Facebook
 
 
 
 
 
 
 
 


Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.