Búfalo africano

Se trata, en efecto, de un animal peligroso, irascible y de muy mal carácter, sobre todo si está herido, momento en el que se convierte en un temible adversario incluso hasta para una manada de leones. El bufalo cafre o bufalo africano es el más recio, poderoso y salvaje de todos los bovinos africanos. Tiene la cabeza relativamente pequeña y bien formada; el cuello es un tanto grueso, largo y robusto; el cuerpo aparece ligeramente levantado en la cerviz y recto o algo hundido a lo largo del dorso, y la cola, larga y delgada, termina en un poblado mechón que corresponde a la mitad de su longitud. Los cuernos se orientan primero hacia los lados y atrás, luego hacia arriba y por último nuevamente hacia atrás, con las puntas en forma de garfio; su superficie es muy irregular, y en los machos más viejos se ensanchan extraordinariamente en la base hasta cubrir toda la frente, quedando entre ambos una pequeña separación. El pelaje, como ya se ha dicho, es escaso, excepto sobre las orejas y en la punta de la cola. Muchas partes del cuerpo aparecen completamente desnudas. Por lo tanto, el color del animal no está determinado por los pelos, que son negros y con la punta algo más clara, sino por la misma piel, que es de un ostensible tono gris pardo oscuro. El área de dispersión del búfalo cafre es bastante extensa, pero muy fragmentada. A partir del sur del Sahara, se extiende desde el Senegal al Sudán y hasta Abisinia, esto es, toda la parte central del continente negro. Estos rumiantes prefieren la llanura a la montaña, y se establecen casi siempre en zonas en las que abunde el agua, ya que no pueden prescindir de ella en absoluto; no obstante, en casos extremos se conforman también con fango. El búfalo cafre es sociable por naturaleza; en los lugares donde es más perseguido por el hombre vive en rebaños de unos treinta individuos, pero allí donde se siente más seguro suele formarlos mucho más numerosos. Los becerros nacen en distintos meses del año, puesto que la época del celo no corresponde a una determinada estación para todos estos bovinos, debido a que su área de dispersión, como ya hemos dicho, es vastísima y las condiciones climáticas muy diversas. Ese búfalo pasa las horas más cálidas de la jornada durmiendo y rumiando en cualquier charco fangoso o en cualquier pantano, del que sale cubierto por una costra sucia y dura. A falta de estos lugares, elige un paraje sombrío del bosque, un matorral muy espeso o una garganta profunda. Es un animal que parece como poseído por un constante mal humor; su carácter es sombrío, tozudo y malvado; casi siempre mantiene su ancha y maciza cabeza en posición de ataque; los ojos, grandes, de color negro azulado, brillan salvajemente bajo los poderosos cuernos, de tal modo que estos bovinos parecen la imagen viviente de la más desenfrenada violencia. El búfalo africano o cafre es un animal muy adaptable, pudiendo prosperar en una gran variedad de hábitats, desde las zonas pantanosas hasta las selvas y sabanas, variando también su tamaño y coloración dependiendo de la subespecie a la que pertenecen. Viven generalmente en manadas sin una jerarquía muy rígida e incluso algunos ejemplares, generalmente machos, optan por una vida solitaria que sólo interrumpen en época de celo. Esta puede producirse en cualquier época del año, aunque la mayor actividad sexual va siempre en función de la disponibilidad de alimento. Después de once meses de embarazo, las hembras paren un solo ternero que al nacer pesa entre cuarenta y cinco y sesenta kilos y que permanecerá junto a su madre en el seno de la manada, protegido por ella y por las demás hembras hasta que alcanza su madurez, momento en el que optará por unirse a algún grupo de machos jóvenes o por una relativa independencia apartado del clan. Los búfalos suelen encontrarse en todo tipo de ambientes al sur del cuerno de Africa.
 
 
 
Comentarios Facebook
 
 
 
 
 
 
 
 


Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.